Decoración

Evoluciona en la decoración de tu oficina apostando por el estilo rústico

evoluciona decoracion tu oficina

Históricamente, pero más aún con la inserción y el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación en el trabajo, el concepto de oficina se encuentra vinculado estrechamente al de modernidad, motivo por el cual cuando se piensa en decorar esta clase de lugares se suele recurrir a un estilo y a accesorios minimalistas. Sin embargo, en términos de decoración de las oficinas los tiempos también han traído transformaciones sustanciales, siendo tendencia en la actualidad la oportunidad de inclinarse por otros estilos decorativos tales como el rústico, el creativo o el vintage. El factor clave para elegir un estilo de base es la adaptación del mismo al entorno en el que se encuentra la oficina en cuestión, por lo que en una casa de tipo rural la decoración más indicada es la del estilo rústico.

Independientemente de estas cuestiones, un hecho puntual e inalterable es el que indica que en las oficinas se pasan una gran cantidad de horas de cada jornada, ya sea celebrando reuniones, recibiendo visitas o cerrando acuerdos, motivo por el cual crear un entorno ameno y agradable será sinónimo de un incremento en la productividad. Partiendo de esta base, lo más importante para decorar una oficina es crear un área laboral cómoda pero versátil, sin renunciar por ello a la belleza desde el punto de vista de la imagen que se genera. Ya sea en la oficina de un local comercial, de un edificio o las que se crean en una casa, existen infinitas ideas para llevar a cabo una decoración de primer nivel tomando como base el estilo rústico.

Lo lógico es pensar que no solamente la oficina llevará este estilo, sino que estará acorde con todas las habitaciones del hogar.

Si tienes una casa de fin de semana y has montado tu oficina allí con el estilo rústico, es bueno que también la puedas dotar con patios interiores.

La base de este tipo de decoración está dada por materiales nobles como la madera en todas sus variantes, el hierro forjado y las fibras naturales como el bambú, el ratán o la médula. Asimismo, se puede recurrir a una amplia variedad de colores que van desde el pino hasta el fresno, incluyendo al caoba, el roble e incluso los nudos propios de la madera en las aberturas. Siguiendo con esta línea, las paredes deben revestirse de madera con paneles que imitan a la perfección la piedra natural, y que se integran a la perfección con los muebles en madera, hierro o combinados con otros materiales como la piedra. En cuanto a los colores, el estilo rústico se decanta más por los tonos cálidos, particularmente por el marfil, el amarillo suave o el color trigo, cuidando siempre que no sean demasiado estridentes porque se trata de un área de trabajo en el cual la decoración no debe asumir un protagonismo exagerado.

No Comments Found

Leave a Reply