Decoración

Decoración de salones

decoracion

Hoy en día, al ser las casas más pequeñas, suelen ocupar una misma habitación. No obstante, los vamos a tratar por separado, ya que cada uno de éllos, aún compartiendo estancia, tienen sus propias características y necesidades. El salón es el lugar de reunión por excelencia, y donde se reciben las visitas. Es, por tanto, la habitación que marca el estilo de la familia y donde es más importante combinar decoración y comodidad.

En el salón es donde hacemos casi toda la vida, así es que no renuncies a la comodidad y la practicidad. Muchas veces nos centramos en decorarlo de forma que quede precioso, pero luego resulta muy incómodo en el día a día. Las casas son para vivirlas, no para enseñarlas.

No tengas miedo a la hora de mezclar estilos, siempre es agradable separar ambientes entre salón y comedor. Un simple altillo, un arco o un cambio de color es suficiente para poder incorporar 2 estilos distintos.

Si quieres mezclar un estilo minimalista con ese buró antiguo que tantos años lleva en la familia, adelante, no sólo no quedará nada mal, sino que además le dará personalidad a tu casa y todo resaltará más. No todos los muebles tienen que ir a juego ni seguir el mismo estilo, aunque estén juntos. El secreto es combinarlo sin miedo, pero sin exagerar a la hora de mezclar los estilos.

Las columnas en mitad del salón son bastante habituales, sobre todo si has añadido la terraza. En vez de intentar esconderla, decórala y dale protagonismo, puedes incluso colocar otra al otro lado y aprovechar para separar ambientes.

Si te has cansado de la decoración prueba a pintar las paredes. Esta habitación permite el uso de cualquier color, por fuerte que sea.

Juega con tonalidades de un mismo color y si tienes moldura de escayola, decórala con un lavado de color o algo similar. Si el techo no es muy alto, píntalo en un color más claro para darle altura, y si lo que quieres es que baje un poco píntalo más oscuro. Dale algo de color a las paredes y jugar con las tapicerías darán un aire totalmente nuevo a tu salón sin necesidad de cambiar el mobiliario o de realizar grandes obras.

La pintura decorativa en muebles, paredes o puertas hará de tu salón un espacio único. s.

El suelo va a depender del estilo que te guste. Si quieres un ambiente más rústico, puedes poner barro cocido. La madera es el material más cálido y debido a la gran gama existente tienes una opción para cada ambiente. Si no quieres estar lijando y barnizando con el tiempo, pon una tarima flotante. Otra opción son los laminados, que tienen la calidez de la madera, pero su mantenimiento es mínimo.

Además, no habrá que levantar el suelo antiguo para colocarlo. Son más resistentes y más baratos que las tarimas.

No olvides hacerte con una buena librería. Si no tienes demasiado espacio, pon una librería volada, rodeando toda la habitación, con una única balda dejando entre ésta y el techo espacio suficiente para que quepan los libros. Las escaleras de biblioteca ocupan muy poco y son muy decorativas.

Los muebles murales son también una buena alternativa. Pueden ser de madera o de obra y la mejor opción es hacerlos a medida. Esto te permite aprovechar mejor el espacio y disimular determinadas columnas o pilares que suelen molestar a la hora de amueblar una habitación. El acabado final de estas librerías puede ser clásico, moderno, rústico…

Ten cuidado a la hora de buscarle un sitio al televisor. Asegúrate de evitar los molestos reflejos. No los coloques enfrente de una ventana o tendrás que tener las cortinas siempre cerradas.

En el mercado existen numerosos muebles que esconden todos los aparatos electrónicos detrás de puertas. La idea, en principio, es buena, pero asegúrate de que las puertas entran en el mueble, porque si no, cada vez que uses el DVD, el digital o el equipo de música, las puertas tendrán que estar abiertas para que funcionen los mandos a distancia. Esto implica tener las puertas en mitad del salón, lo que además de ser muy incómodo, puede ocasionar algún que otro golpe.

Los mandos a distancia han tomado nuestras mesas de centro. Cada vez tenemos más. Compra un caja bonita y suficientemente grande y ponla sobre la mesa de centro con todos los mandos dentro. Así los tendrás siempre localizados y ordenados.

La alfombra del salón debe ser de todo trote, ya que caen migas, patatas fritas… incluso alguna que otra bebida. Una buena opción es comprar una alfombra de bambú barata, y cuando se estropee, la sustituyes por una nueva. Si optas por alfombras más tradicionales, procura darle un tratamiento antimanchas, ya que cosas como las patatas fritas dejan manchas de grasas que son muy complicadas de quitar.

Cuidado con las tapicería lisas, sobre todo si son muy claras o muy oscuras. Asegúrate de que son desenfundables y cómodas de limpiar, sobre todo si tienes niños o te gusta picotear mientras ves la televisión. Si no, el sofá puede ser precioso, pero te verás obligado a tenerlo siempre cubierto.

Donde pongas el sofá, la iluminación  debe ser mucho más directa, ya que en el cuarto de estar es una zona donde se lee o se hacen labores. Para conseguir ésto, puedes pones halógenos o lámparas de pie y lámparas de sobremesa sobre la mesa auxiliar.

No Comments Found

Leave a Reply