viaja

Viaja a tu manera

241

A veces tenemos la belleza tan cerca y simplemente no somos capaces de tomarnos unos minutos para verla.

El tren de la sabana es el tren turístico que va de Bogotá a Zipaquirá y la verdad es la escapada perfecta de un día. Los recorridos para el público son realizados únicamente los días Sábados, Domingos y Festivos a bordo de un tren clásico con antiguas locomotoras a vapor.

La salida se hace desde la estación de la Sabana o de Usaquén y estás listo para emprender un pintoresco viaje que hace que a pocos minutos de dejar la estación olvides la ciudad, sus afanes y te dispongas a entrar al campo, a disfrutar el verde y hasta imaginarte lo que era tomar este tren como medio de transporte hace 100 años.

Ya en el tren tienes entretenimiento abordo, muy autóctono, y puedes comprar refrescos para que el viaje se te haga más entretenido. Precisamente cuando estés abordo es que puedes escoger si quieres hacer una visita a la catedral de sal o a la mina de Nemocón.

Ya en la estación Zipaquirá bajamos del tren y tomamos un bus a la catedral. Este templo construido bajo tierra es considerado como uno de los logros arquitectónicos y artísticos más notables de la arquitectura colombiana, otorgándosela incluso el título de joya arquitectónica de la modernidad.  La importancia de la Catedral, radica en su valor como patrimonio cultural, religioso y ambiental.

Apenas entras te das cuenta de las maravillas que se pueden hacer en sitios como este, que podrían ser unas minas cualquiera, a medida que desciendes por túnel te vas encontrando descansos que corresponden a cada uno de los pasos del viacrucis y al llegar al fondo te encuentras esta cruz de 16 metros iluminada en azules y morados que invita a que te tomes un minuto para la oración y el recogimiento, además de aprovecha para sentarse un rato y apreciar esta maravilla de construcción.

En el fondo encontrarás otro par de obras de arte y algunos puestos de artesanías, donde consigues desde recuerdos tallados en sal hasta joyas de esmeralda.

Después del recorrido tomas el bus que te lleva nuevamente a la estación de tren, pero en Cajicá. Allí podrás almorzar y recorrer un poco los alrededores antes de regresar a la ciudad.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *